Category Archives: Spanish

Black Lives Matter

Demonstrators hold up lighted signs during a protest in Boston

Photo: Brian Snyder / Reuters via The Atlantic

Oi! Tudo bem? Hey! Anyone there? Hola, ¿me escuchan?

Hace tres años ya que he publicado aquí. Ando en mil cosas, cambié de trabajos, pero mi obsesión para los idiomas y la lingüística sigue siempre más fuerte. O meu português não é muito forte neste momento pela falta de prática, mais o meu espanhol tem melhorado bastante.

Estoy enfocándome más y más en la traducción e interpretación, especialmente en el contexto del movimiento por la justicia social. Poder comunicar y escuchar entre personas diversas, o sea, de idioma, raza, creencia política y habilidad distinta, será la clave en construir un movimiento más inclusive y realmente hacer cambios en nuestra sociedad. Pero a veces vemos la interpretación como una panacea; “¡si pudiéramos tenerlos todos comunicando en el mismo salón, resolveríamos todos nuestros problemas!” Y no es así. La interpretación puede ayudar con la comunicación. Puede facilitar que haya más entendimiento de lo dicho. Pero no automáticamente resuelve los prejuicios que todos traen, o crea respecto entre grupos diversos.

El trabajo de los organizadores comunitarios muchas veces es tratar de dar contexto a las experiencias de las personas de una manera en que se puede ver como las conectan al racismo sistémico; como sus experiencias no son únicas. Y como las maneras en que unos han sufrido, que se han silenciado sus voces, están conectados a otras instancias de la opresión. Muchas veces no es una conexión fácil y puede tomar una vida entera para realmente entenderla.

Entonces, de manera muy indirecta, llego al tema de hoy: el movimiento Black Lives Matter, la traducción apropiada y su contexto para los hispanohablantes.

La palabra más polémica de esta frase será la que habla de raza: black. Y hay que recordarnos que esta palabra en inglés también tiene su historia. Wikipedia tiene un buen resumen aquí. En los años de la esclavitud, usaba mucho la palabra negro, que viene de las lenguas romances como el español. De esta palabra surgió la clasificación peyorativa “nigger”; aunque seguía usando negro, los líderes del movimiento para los derechos civiles en los EEUU afirmaron la palabra black como no peyorativa, como palabra de orgullo. También se puede hablar de colored y como se conecta y como no se conecta con la nueva frase people of color, pero tal vez será otra publicación.

Pero la palabra black sigue con estigma, tiene significado político, y muchas veces cuando uno no quiere ofender a nadie, se usa African American. Que puede ser correcto en varios casos, pero no tiene el mismo significado. Hay inmigrantes de la África que se consideran ellos mismos afroamericanos pero no black, porque no vienen de la historia de la cultura black que se descendió de la esclavitud en los EEUU. Hay también personas black que viven en otros partes del mundo, entonces a veces buscamos algo como afrodescendiente or of African descent. 

Los organizadores de Black Lives Matter claramente querían decir con lo que empezó como hashtag que las vidas BLACK importan, que tienen valor. Las vidas que se las mata tan fácilmente la policía importan. Las vidas que son 35% de la población encarcelada pero 12% de la población estadounidense importan. Los organizadores no se metieron en eufemismos sino que en la realidad de sus comunidades.

Entonces, si estas palabras son tan pesadas en inglés, claro que intentar traducirlas no será fácil. También, inmigrantes de países distintos tendrán experiencias distintas con raza y con estas palabras, y todos van a sentir la influencia del inglés. Entonces aquí trato de un contexto con un español Californiano, con mucha influencia de México y América Central. Negro/a existe pero para muchos no les gusta esta palabra, por tanto la misma historia que su cognado pasaba en los EEUU. También podemos utilizar afroamericano; uso mucho esta palabra en mi trabajo, por ejemplo. En español mexicano, la palabra que más escucho de la comunidad es moreno/a. No creo que haya intención mala con esta palabra, pero también se la puede usar en contexto peyorativo. O la escucho en la diminutiva; morenito. “Los morenitos siempre hacen…” Y son estos momentos donde como organizadores, debemos de tener estas discusiones de raza, de estereotipos de otras comunidades.

Entonces, ¿cómo se traduce Black Lives Matter? Hay publicaciones que ni lo intentan, como La Opinión aquí de Los Ángeles. Ellos prefieren mantenerse con la frase en inglés, como nombre. La traducción que más he visto es la literal: “las vidas negras importan.” O una variación menos común: “las vidas de los negros importan“. O una traducción que para mi habla más en eufemismo, “las vidas de los afroestadounidenses importan“.

Hace un mes, tuve la oportunidad de interpretar un manifiesto de varios grupos comunitarios trabajando en levantar la consciencia sobre temas importantes en la comunidad. Fue un mitin con interpretación consecutiva, y quería comunicar el mensaje lo mejor que podía. Pregunté a algunos hispanohablantes nativos que pensaron de la traducción “las vidas negras importan”, y todos se incomodaban con la frase. Para mí, alguien que no hable español como primer idioma, siempre tengo que respetar a las opiniones de los hablantes nativos. Pero también, como organizadora comunitaria, quiero saber porque nos hace sentir incomodos usar una palabra tan directa para hablar de raza. Para tal vez darles la oportunidad de sentirse este sentimiento, aquel incomodidad. Estos momentos nos dan la oportunidad de crecer.

Encontré otra traducción que me gustó, escrita por las fundadores del movimiento. Aquí, dijeron “la vida afro tiene valor”. No era tan literal como los demás. Pero también usaba una palabra, afro que conlleva esta conexión a la descendencia africana sin tener el estigma de negra. También el cambio para la frase “tiene valor” pone un énfasis en el significado, el valor de cada uno de estas vidas. Aunque no será la traducción para cada instancia, es lo que utilicé este día.

Para construir una sociedad más justa, hay que poder tener discusiones difíciles. Hay que enfrentar temas que a veces ni queremos tocar. Aunque es un desafío, tener estas conversaciones sobre terminología y raza es crucial en desarrollar relaciones multiculturales y multiraciales. ¡Y que no nos escondamos en eufemismos! Si no tenemos miedo en decir las palabras exactas que queremos utilizar, otra personas se inspirarán también y seguiremos adelante.

Leave a comment

Filed under Spanish, Uncategorized

On language and ownership

I created this blog as a celebration of the languages I speak, as a way to challenge myself in each one, to examine the beauty of each on its own. But language is not as simple as conjugations and vocabulary; one must learn when to speak, and why.

Hablo español. Esto digo con bastante confianza; aunque yo no tenga la fluidez natural de un hablante nativo, siempre consigo comunicarme fácilmente, y no tengo problemas en cambiar rápidamente entre inglés y español, como es casi requisito del mundo bilingüe Californiano.

no, no, no. But when, I ask, do I speak? When is it my turn to respect others? When do I stay out of the conversation entirely? I can form fluid sentences, but I cannot make a dirty joke. I can be there and listen to emotional outpourings, but I cannot respond with the same tenderness and sureness of the person you surely would rather be telling this to in your native tongue.

Because it’s not my língua, idioma, no. Because speaking Spanish is more than un acento, la ñ, un rítmo… it involves race, culture, life, family, and these are not mine to claim, in any way. I read a beautiful essay, in which a Latina college student speaks of her language divide, of the realities of studying the “language of conquest”. Well, I come from the conquistadores, I suppose, the German and Irish (languages that are no longer a part of me) ones. Those who were discriminated against upon arrival to the United States, but who assimilated enough to lead the discriminatory class, to pick a new assailant. For all the privilege I have as a white person in this country, how dare I try to act like I have a right to speak the language of a minority?

I go to the farmers market with una amiga peruana; she asks the woman si hay algunas empanadas saladas; y la vendedora explica que no hay debido a una regulación de salud– las temperaturas necesarias para las empanadas dulces y saladas son diferentes, y ya es demasiado trabajo traer los dos tipos. And she looks at me and smiles and asks if I would like to try a sample. Sure, I say. Does she know that I understood the conversation, albeit a banal one? Is there any point in acknowledging this shared language when we have another we can just as easily use? My Peruvian-Californian friend chose to speak Spanish and was thus answered in it, but I don’t know that I would receive the same response.

I teach an English as a second language class in a heavily Latino Catholic school. By nature of the subject matter, my students all speak little English (though they grow by the week, which gives me such pride!). I teach in slow, repetitive English, utilizing hand gestures. But when I talk to students one on one, it is usually in Spanish. Criticize my pedagogy if you will, but please, step into my classroom first. The church sells fresh-grilled food on Thursdays, always fundraising, and Spanish, too, is the language. There is such assumption of language that the güera speaking Spanish is not strange. Or perhaps it’s been seen before. I am well received; in this setting, I feel no language pressures.

My class has been growing, though, and we ran out of chairs one day. I went into the next classroom, a catechism class (or something of that nature) and asked si pudiera prestar unas sillas, not even thinking about the language of my request. One of the men simply stared at me, and responded, “yeah, you can borrow some chairs, as long as you bring them back”. Was I insulting him by not using English? Does my race and accent mean that Spanish is not my domain on which to tread? Todavía no sé.

What time does your class end?, I asked, now following his code-switch. Another student responded, a las ocho. The first man translated for me. Thanks.

We were invited to be on a Spanish-language television show. To talk about our work, fighting for immigrant rights. It was clear that things moved fast in TV-land; the representative first sent an email in Spanish, and left me a voicemail in English, inviting us to be on the show. I called her up immediately- one can’t let these things wait til morning. Hablas español? she asked, a few sentences in, sí, pero hablo mejor el inglés. Because English is the language of business. It seems. We continued our conversation in Spanglish, a quick back and forth. I brought the discussion back to my co-workers. We needed people to be on TV, to acknowledge our hard work, what an opportunity! I made it clear that I would happily coordinate, but I could not take that role myself. Why not? asked my co-worker. no puedo hacer una entrevista en español, dije. He was unsatisfied with my answer. Why? Ok, it’s more than feelings about language fluency. It’s because I am not the face of this struggle, because I believe in the rights of immigrants, and I can hear testimonies and do plenty to advance the cause, but it is not my struggle; no es mi voz; no es mi lucha. 

When I finally met the representative in person, she only spoke English to me, despite our multi-phone call, multi-lingual back and forth.

And here we go, on and on. I know other folks in my same situation, and all choose to act differently. I once observed the actions of another white-lady-who-speaks-Spanish, and how she navigated this divide. We held a meeting, in English (because the meetings are always in English, even when the community is not). César came in, and she asked, “Ceaser (pronounced like the salad)how about you introduce yourself?” And he said, “Hello, my name is César (prounciado como el gran líder César Chávez). Names are names, and they are mispronounced always. But if someone introduces himself by a specific pronunciation, and by your own job description, you have the capabilities to call him that, why would you Anglo-cize his name, when he himself did not do so? César didn’t bat an eyelid. This is nothing.

Language, language. I change the pronunciation of my name when I want to show that I can speak Spanish. It’s all assumptions. Sometimes it’s necessary; sometimes it doesn’t matter.

I went to the farmer’s market by myself yesterday. No amiga peruana to initiate the conversation. I bought tomatoes and saw that the man had several types of beans. “When are you going to have habas?” I asked. “Habas… he said, looking at me quizzically, but knowing that such a name was natural… favas?” Yes. I love them. “Next week, I’ll bring them for you.”

Entonces, para la próxima, voy a comprar habas (porque habas, que comí en Ecuador, con cuales hago una sopa mexicana, no existen (en mi mente) en inglés), y tal vez evitaré el miedo de hablar con él en español. Comunicamos claramente en inglés… pero así llego al mismo lugar, queriendo hablar español, mostrar que entiendo algo más de que sospechen, o pretender ser otra, alguien que no soy. Spanish is not the language of my identity. But in a way, it has started to take shape in crafting who I present myself as. No real consequences come from using the proper or improper language; and there is no right answer as to what makes the correct linguistic choice. As long as we understand each other, I suppose…

Leave a comment

Filed under English, Spanish

Observaciones

Ay, ¡hace tiempo que no escribí aquí! Discúlpenme, lectores leales (si existen…), porque estoy muy ocupada en estos dias, al punto de no poder organizar mis pensamientos de una manera bastante eficaz para hacer un post. 

Speaking of pensamientos..

Esta flor bonita lleva el nombre “pensamiento”, tal vez por que se le hace pensar… no sé.  En inglés, es pansy, que ahora también significa débil, o describe un hombre afeminado. En francés, es pensée, que también significa pensamiento (según Wikipedia), pero parece que los ingleses no podían pronúnciarlo, y por eso tiene un nombre sin significado.

Em português, é amor-perfeito, ou violeta-borboleta, sem ligação à idéia do pensamento. Imagina isso!

Leave a comment

Filed under Portuguese, Spanish

Spanglish

No quiero hablar mucho del trabajo, pero en mi trabajo, encuentro todos los dias algunas cosas interesantes de la lingüística. Yo aprendí el español a través de la escuela, mis viajes, y algunos amigos; algo muy común para gringos como yo. Trato de adaptar mi manera de hablar para cada lugar donde estoy, y el grupo con quien hablo, pero todavía saldrán frases que parecen medio raras para hispanohablantes nativos en California. Pero lo que más veo es el fenómeno del Spanglish y varios anglicismos… más que sólo code-switching (alternancia de código), hay palabras que vienen de inglés que se convierten al español y que no tienen ningún sentido fuera de los Estados Unidos (bueno, con la globalización de la cultura y lengua, puede ser que esto ya está cambiando, pero hablo en términos generales). Muchas veces, estas nuevas palabras sustituyen por palabras que ya existen en el castellano y yo no siempre sé cual será mejor.

Image

"Parking Atras": Source: http://lifeinspanglish.wordpress.com/

Un ejemplo: yo estaba traduciendo una presentación sobre un tipo de visa para inmigrantes, y me atasqué en la palabra apply del inglés. Bien, no es muy difícil y tiene una traducción óbvia: solicitar. Solicitar la visa, llenar la solicitud, etc. Pero en algunas fuentes de información en español que yo había leido, dirigidas a hispanohablantes en los Estados Unidos, encontré la palabra “aplicar”. Voy a aplicar para la visa, tengo que hacer la aplicación. Aplicar en un español puro significa “poner una cosa sobre otra” o “emplear o poner en prática un conocimiento o principio, a fin de conseguir un determinado fin”, no “pedir o pretender una cosa”. ¡Pero basta con los diccionarios! Porque aqui tenemos un ejemplo de la manera en que la gente está usando su idioma, y quién va a decir que no se puede hacerlo como quisiera? Pero para mi presentación, yo no sabía que sería más importante… usar las palabras ciertas o las más comunes. Consulté con algunos amigos y los dos me recomendaron usar “solicitar” aqui. “Sí, también se usa aplicar,” dijo un, “pero a mi no me gusta”. Y la otra, “cuando es algo más formal de documentación, solicitar suena mejor”. Pero puedo imaginar si estoy explicando el proceso de esta visa en una situación menos formal de que una presentación, talvez voy a usar “aplicar”. No sé.

El Spanglish, la mixtura de inglés y español es muy interesante porque personas de niveles muy diferentes de ambos idiomas lo hablan, de alguna manera. Hay personas totalmente bilingües que lo utilizan en su vida diaria, y personas que hablan poco inglés pero ya perciben la influencia de las nuevas palabras. En muchos casos, usar una palabra de Spanglish no significa que la persona no sabe la otra, pero sólo que suena mejor en este momento. Yo tuve una conversación en español en que hablamos de abogados, pero usamos más la palabra lawyer. Como, “entonces tiene que consultar con un lawyer para ver…” Luego ellas cambiaron a usar la palabra “abogado”. No puedo explicarlo de manera científica, pero la idea del lawyer ya era algo del mundo del inglés, entonces lo escogimos. Muchas veces digo high schooldriver’s license, y otras palabres que para mi tienen más sentido en inglés, aunque existen en español.

Entonces, tengo que recordar que sí, es importante escuchar a los con quien hablo y siempre tratar de decir lo que tiene más sentido, pero que no tengo que preocuparme demasiado sobre los detalles. Debo hablar lo cómodo, y es probable que mis compañeros van a entenderme, si hablo español, spanglish, o whatever.

Leave a comment

Filed under Spanish

Regionalismos

Si ustedes ya no han visto este video, por favor, háganlo ahorita. Algunas semanas atrás, estaba circulándose por Facebook  y ya lo asistí al menos tres o cuatro veces; creo que es genial. Estes colombianos cantan de la dificultad de hablar el español porque hay tantos regionalismos y jergas que diferencian el idioma entre países hispanohablantes. Es un video realmente chévere, o bien chido.

Acordémonos que el humor siempre tiene fuente en la verdad, y ellos están cantando de algo con que imagino muchos alumnos de español lucharon en algún tiempo. Durante mis varios viajes al extranjero, he conocido a amigos de la mayoría de los países hispanohablantes que hay. Y con personas que se les encantan aprender nuevos idiomas y viajar, el tema de las diferencias entre el español de un país e el castellano del otro es muy común. Una vez hicimos una lista de las diferentes maneras de decir borracho o drogado en cada país (sí, estuvimos bien pedos ya)

Un día, yo almorcé con una amiga mexicana en Argentina e ella preguntó sobre la ensalada. La mesera dijo que tenía choclo, frutilla, y remolacha. Mi amiga no sabía de que habló, aunque obviamente dominaba el español. Pero yo, la gringa, que había viajado y a que también le fascina los nombres diferentes de frutas y verduras (I know…..) traduje para ella. Choclo es elote (maíz) y frutilla es fresa (pero como dice en la canción, sólo hablo de la fruta, y no a lo que los argentinos se llaman cheto) y remolacha es betabel, o beterraba en português. ¿Quieren confundirse más? Miren a esta lista, de las diferentes palabras para el chayote en cada país. La primera vez que lo comí, se llamó pataste (en Honduras), y luego fue chayote, después chuchu… si me iré a Colombia, pediré una cidra.

Un chayote... o sea pataste? O otro?

Y además que las frutas y verduras, hay muchas palabras que pueden causar malentendidos. Ahora sé que cuidarme si hablo del violín con amigos venezolanos; no es sólo un instrumento, más también el mal olor de las axilas. Y si quieren una lista casi exhaustiva, hagan clic por aqui. Gracias, Wikipedia, para la inundación de información. Como cantan por arriba… yo ya me doy por vencida, para mi país me voy.

Leave a comment

Filed under Spanish

O portunhol

Hoje, vou falar do portunhol… el maldito portuñol.

O portunhol é a mistura do português com o espanhol. Porque eu estava fazendo um programa de intercâmbio no Brasil, conhecia a muitas pessoas que também estavam aprendendo o português, e a maioria já sabiam ou espanhol; então, escutava muito portunhol!

Eu também aprendi ou espanhol antes do português, e como já disse, isso me ajudava muito, mas também me confundia. Deixa-me explicar um pouco. Essas duas línguas têm muitas semelhanças, com gramática, vocabulario e som. Também, mesmo que o Brasil tenha uma identidade única, acho que a cultura latina se une essas línguas também. Então, é natural que as pessoas que aprendam português depois de espanhol, ou o espanhol depois do português, vão misturar algumas frases.

Por exemplo: Uma vez, no Brasil, ouvindo o meu sotaque, um vendedor de bijuterias ou algo assim queria me falar em espanhol. Achei isso muito engraçado, porque eu tinha mas fluidez no português de que o espanhol neste momento, mas pois é. Então, ele me mostrou um coça-costas e me perguntou, em portunhol, “¿usted quiere experimentarlo?”. Foi muito engraçado porque a  palavra “experimentar” existe em português e em espanhol, mas não significa a mesma coisa. Em português, é a idéia de fazer algo por primeira vez, tentar, provar, etc. Em espanhol, seria “probar”. Bom, eu podia entendé-l0, e imagino que um Argentino o outro hispanoparlante lo entenderia também, mas as palavras dele nao soaram normais. Era obvio que ele era brasileiro.

Outros exemplos: Língua/Idioma… Ambas palavras existem nas duas línguas, mas em português se usa língua para dizer idioma em espanhol. Se usa mais caminhar em português e andar em espanhol (mas isso não é uma diferença forte). Eu demorei alguns meses para me dar conta de que ainda que a gente se use a palavra “anoche” em espanhol, para dizer a mesma coisa em português, tem que dizer “ontem à noite”; não se pode dizer “anoite”. Tem que usar “começar” em vez de “empezar”. Lembramos que “a gente” em português é igual que “nós”, mas “la gente” en espanhol seria “as pessoas” no português. E tem palavras que você acha vão ser mesmas, mas quando tenta as traduzir, perceberá que não dão… “rincón” não é “rincão”… é “canto”.

E as vezes, as palavras conectivas entram na confusão. Se eu estiver acostumada a falar espanhol, ao começar, vou usar “pero”, “pues”, “entonces” e otras conectivas, sem pensar. Para mim, quando tento falar espanhol agora, levo português comigo ainda. Ontem, falei com uma mulher, dizendo “quiero que você venga conmigo”, usando “você” em vez de “usted”. E o mais engraçado; eu traduzi algo do inglés ao espanhol; falamos do que botamos nas sopas. “A ella le gusta poner zanahoria, batata y pollo”, disse. A mulher me perguntou “batata es papa, no?”. “Si, desculpa, es que hablo portugués y a veces me confundo con las palabras”. “¿Pero eres maestra, no?” disse ela, insinuando que devo ser uma fonte de informação sem erros. Se só fosse tão simples assim…

Leave a comment

Filed under Portuguese, Spanish

How do you take your coffee?

So, no sé exactamente lo que quiero de este blog, mas acho que vou tentar fazer algo trilingüe, filling in things with the language I see fit. This probably does very little for general comprehension, pero a mi no me importa, sei lá, whatever. Perhaps logo vou botar traduções, pero por ahora, let’s just live in a land of confusion!

———

Se você procurar alguma informação sobre o Brasil, vai ler que a caipirinha é a bebida nacional do Brasil. Pois é, e eu bebia muitas caipirinhas quando vivia no Brasil, mas tem outra coisa, algo ainda mais común, que se pode beber em qualquer hora do dia o da noite. Com certeza, falo do cafezinho. O cafezinho é  o que bebe quando você tem dez minutos entre aulas e R$ .50 pra gastar. É o que bebe quando quer conversar com um amigo, e vocês se sentam num lanchonete com os copinhos de cafe e alguns poucos reais. Mais um, por favor! O cafezinho é que está ofrecido quando você espera no banco, ou quando entra num escritório; é a única coisa de graça nos restaurantes tipo “por quilo”. Se estiver na casa de algum amigo brasileiro, ele vai lhe ofrecer um cafezinho. Vai ser forte, e se já no adoçaram, você vai poder escolher entre o azúcar ou o adoçante líquido. Os brasileiros gostam o café muito doce. O cafezinho não leva leite, não. A gente vai tomar um cafezinho? logo logo, vamos!

En  Ecuador, lo interesante para mi fue que aunque el pais es un productor grande de café, la mayoría de personas beben café instantánea (como Nescafé). Creo que es una ironia del “libre comercio” en el mundo moderno, pero esto es una polémica para otro dia.  En casa, yo siempre bebía Nescafé con azúcar, a vezes con leche también. Para ofrecerme un café, mis vecinos siempre me darían un vaso de agua caliente para que yo pudiera añadir el café en polvo al gusto. Claro que existía café típico, pero lo mas común fue Nescafé, dulce como todos las bebidas de América Latina.

En Honduras, cuando vivía en una comunidad pequeña, el café casero fue hecho en una olla grande, con el café molido y la panela* colocados sin filtro, y todos bebieron el café caliente con galletas o pan.  Nunca había bebido mucho café antes del viaje, pero allá bebía café dos o tres vezes por día, y era bien rico. El café es un ejemplo de como la comida e bebida puede juntarnos, porque cuando tomamos un café, ha llegado el momento de descansarse, de sólo disfrutar la compañía de otros.

*panela tiene nombres diferentes dependiéndose de la región (por ejemplo, es piloncillo en México). En Brasil, se conoce como rapadura, una palabra que también existe en algunos países hispanohablantes, pero la palabra “panela” en portugués significa olla o cazuela en español… pues, para los que intentan hablar los dos idiomas, estes “falsos amigos” pueden ser difíciles. ¡Qué confusión!

And here in the US, coffee abounds in many forms, like in the big carafes in meeting rooms, with the little stir sticks and sugar packets and instant-creamer. We love our fancy cafés, our trying to be European pretensions of “oh, this place makes the best macchiato in town”, to our over-Americanized double-triple-foamy-foam-caramel-mocha-frapuccino. There’s the daily coffee pot in just about every household. How do you take it? Black? With cream and sugar? And most people always like it the same way. I have this tendency, that when I make coffee at home, I just drink it black. But when I’m out and about, I’ll add sugar, usually just a bit. Maybe because that sugar is free, and it feels like a bonus. Or it’s later in the day, when my sweet tooth has picked up. Or it’s shitty coffee. I don’t know. It’s a matter of tastes, but I guess I mean to say that my tastes are not necessarily consistent.

Oh, but I’ll take a soy single shot cappuccino, thanks, for here. Almond milk if that café is fancy enough for it. Sounds just right.

Leave a comment

Filed under English, Portuguese, Spanish