Ven, te voy a mostrar

Y qué mas puedo decir?

Imagino que tengo los mismos problemas de escribir en español que tengo en portugués, pero simplemente tengo mas práctica con el español, mas años de estudios y correcciones de tinta roja en mis ensayos viejos.

Pero con el portugués, puedo declarar fuertemente que lo aprendí en Brasil, en Rio de Janeiro. Cuando pienso del portugués, pienso en este pais, en algunos amigos ciertos, en la cerveza Itaipava, y en una experiencia específica.

El español no es así. Como lo aprendí? A veces no me acuerdo. Lo aprendí cuando, con 15 años, traducía todas las letras de canciones de Juanes y Julieta Venegas, palabra por palabra. No entendía todo que leía, porque la música también es poesía, e siempre dura mucho tiempo entenderla.

Quizás fue cuando viví por seis semanas en Honduras, haciendo un proyecto comunitario que ya no recuerdo, cuando platicaba con la gente e aprendía palabras como “platicar”- cuando vivía de una manera mas lenta, y aprendía, poco a poco, que hay muchísimos médios de comunicación, y que todos tienen algo para compartir.

Talvez fue en la universidad, cuando me di cuenta que no quería leer Cervantes y decidí no más estudiar el español formal. O fue cuando fui a Ecuador, esta vez para 3 meses, para trabajar más duro que nunca en el campo, tratando de comunicarme con niños y alcaldes con las mismas palabras. O lo aprendí hablando con la madre de una de mis alumnas de música y vi como ella se brilló cuando cambié de inglés para español. Con cada uno de estes pequeños eventos, estaba fortaleciendo mi idioma, pero nunca me sentía que había alcanzado la fluidez.

Y fui a Brasil, mi querido Brasil. El español me enseño a hablar el portugués, pero después de un rato, ya no podía hablarlo. Las semejanzas eran demasiado grandes; me confundía cada vez que intentaba hablar el español. Pero estaba aprendiendo de nuevo sobre las formas gramaticales, los tiempos verbales, e de un vocabulario nuevo y inmenso. Aunque no lo veía, yo estaba todavía aumentando mi español.

Hice amigos mexicanos y viajamos a Argentina y Uruguay. El primer día, sólo hablé português. El segundo, portunhol. En día 5, yo ya había regresado a tener conversaciones casi cómodas en el español (pero en las noches, borracha y cansada, pedía conversar en inglés). En el día 10, cuando regresamos a Brasil, dije “Gracias” al conductor del autobus brasileño.

Y ahora… estoy aqui en los Estados Unidos, y me siento como de veras hablo español. Lo uso casi diariamente ahora. No me puedo imaginar una vida monolingüe… pero que más puedo hacer con mis idiomas? Los tengo para comunicar e para ver al mundo. Si, ayudan en el trabajo, pero todavía no me siento como son míos para usar, para incluir en una lista así.

Sé que todavía tengo mucho por aprender, que siempre puedo mejorarme. Pero he trabajado mucho en el español, y quiero que yo siga trabajando, porque hay un mundo de vida, cultura y comunicación para experimentar… espero que pueda ver todo.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Spanish

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s